Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

5° del mundo Sub-21 en Limerick 2023

Apuntando al éxito: Mi experiencia en el campeonato del mundo Sub-21 de Limerick 2023

Este evento, que reúne a los mejores arqueros jóvenes de todo el mundo, no solo representa una oportunidad para competir a un nivel internacional, sino también un desafío emocionante que pone a prueba nuestras habilidades en complejas condiciones.

En esta ocasión, el viento desempeñó un papel significativo, presentando situaciones únicas que exigieron una adaptación rápida y firme. A pesar de los obstáculos encontrados, cada flecha tirada fue una oportunidad para aprender y crecer como arquero.

Enfrentando el viento: Desafío meteorológico

Desde el primer día que llegamos el viento era intenso y fue una oportunidad muy interesante y divertida de trabajar el aim off (compensar el viento apuntando hacia la dirección desde la que viene para que la flecha vaya al centro).

Durante el round no fui capaz de gestionarlo con eficacia y quedé en 62º posición con una puntuación bastante por debajo de mi nivel.

 

Trabajo en Equipo: estrategia en la eliminatorias

El día de las eliminatorias fue progresivamente mejorando tanto mi desempeño como la puntuación. Comencé algo tenso, pero rápidamente fui ganando fluidez y confianza.

Con la ayuda de mi entrenador Elías Cuesta pude ser preciso incluso con ese viento. Él miraba cómo volaba la flecha y me decía donde debía de compensar. Una implacable lectura del viento por su parte, junto con unos tiros bien ejecutados por la mía, hizo que llegásemos tan lejos.


Desafío Nacional: Octavos de Final

En los octavos de final, tiré con mi amigo y compañero del equipo nacional, Andrés Temiño.  Ésta fue una eliminatoria muy reñida que sacó lo mejor de nosotros. Personalmente sentí muchos nervios, pero los gestioné de la mejor manera que pude, saliendo reforzado del encuentro.

 

La flecha decisiva: Apoyo incondicional del equipo

Nunca me he sentido tan arropado por mis compañeros como en aquella eliminatoria. Cada uno de los integrantes del equipo español animando. Todos gritando conjuntamente trasladándome toda su energía.

La eliminatoria estuvo tan igualada que llegamos a la flecha de desempate. La ejecución de esa flecha fue excelente por mi parte. Tras una medición exhaustiva por parte del juez, determina que mi flecha es menos de un milímetro más lejana que la de mi contrincante (como se puede ver en la imagen).

 

Reflexión Final: Lecciones del Campeonato

Quedarme tan cerca de entrar en las semifinales en mi último campeonato del mundo sub-21 constituye un importante recordatorio de que el resultado no siempre coincide con las expectativas.

A pesar de no alcanzar mi objetivo final en esta competición, considero esta experiencia como una muy valiosa lección en mi carrera deportiva.